Vocabulario

Quizá mucha gente no entienda nuestro interés en recordar palabras y expresiones usadas en el medio rural y cierto es, que muchas de ellas están condenadas a desaparecer. Sin embargo, los que nacimos en el pueblo y no hemos perdido contacto con él, es motivo de regocijo utilizarlas en nuestra conversación cuando surge la oportunidad. Sabemos que esas palabras y otras tradiciones populares forman parte de nuestro patrimonio, y han colaborado en la formación de nuestra identidad y nuestra manera de ser. También, esta recopilación, aparte de refrescarnos la memoria, supone un pequeño homenaje a nuestros padres y abuelos, encargados de transmitir y conservar muchas de ellas.

En mi opinión, muchas de las palabras de este pequeño vocabulario, merecen ser recuperadas por su viveza y expresividad y animo a mis paisanos a practicar con ellas para evitar su pérdida. Por último, mi agradecimiento a todos los que me han ayudado a recordar muchas de estas palabras.

P.D. Como esto es un diccionario ‘vivo’, por supuesto, que serán bienvenidas correcciones, sugerencias e incorporaciones de nuevas palabras para enriquecerlo.

Gonzalo

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | Y | Z

Aballar: Desperezar las ovejas del acarro.
Abangar: Doblar.
Abarbadero: Abrevadero.
Abarbechar: Barbechar. Arar la tierra para que se ventile.
Abejaruco: Persona de pocas luces.
Aborrajarse: Sofocarse por efecto del calor o después de realizar un gran esfuerzo.
Aborrecer: Abandonar los pájaros el nido cuando son molestados con frecuencia.
Abrebocas: Distraído, alelado.
Acachinar: Matar a golpes. Se aplica, en general, a los animales.
Acarrarse: Protegerse el ganado del sol, durante el verano.
Acarrear: Llevar la cosecha a la era.
Acarro: Lugar donde suelen acarrar las ovejas en verano.
Acerrojar: Cerrar con cerrojo.
Acezar: Respirar anhelosamente.
Achicharrao: Quemado por la intensidad del calor.
Achiperres: Utensilios variados de poco valor.
Achisparse: Emborracharse.
Aciburrio: Soponcio, desmayo.
Acispar: Ajustar puertas, ventanas, etc.
Acogotar: Inmovilizar, someter.
Acoquinar: Amedrentar, acojonar.
Acorropetao: Lleno y apretado.
Acrucarse: Ponerse en cuclillas, amonarse.
Acusica: Acusón, chivato.
Adán: Babieco.
Adobe: Torpe, bruto.
Afogonarse: Apagarse la lumbre.
Agachadillas: Juego de muchachos.
Agalbanarse: No tener ganas de trabajar.
Agatar: Trepar.
Agonías: Pesado, persona que se angustia porque piensa que no acabará nunca lo que está haciendo.
Agostadero: Lugar donde agosta el ganado.
Aguachinarse: Encharcarse el terreno.
Agucharse: Agacharse.
Aguzadera: Piedra para afilar cuchillos, tijeras, etc.
Airón: Viento fuerte.
Ajaronarse: Aborrajarse, sofocarse.
Ajuntar: Juntar, ser amigo en el lenguaje infantil.
Alabancioso: Jactancioso, vanidoso.
Alabanco: Bruto, zopenco.
Alambrar: Clarear el cielo después de la tormenta, descampar.
Albarca: Abarca.
Alberjaca: Planta que crece entre los cereales parecida al guisante.
Albérchigo: Variedad de albaricoque.
Alcagüete: Alcahuete, chismoso.
Aleluyas: Palabrería para embaucar a los demás y también persona que la utiliza.
Aligenciar: Conseguir algo con métodos poco ortodoxos.
Almendrera: Almendro.
Almendruco: 1. Fruto verde, sin madurar, del almendro. 2. Bruto.
Alpaca: Paca.
Alpiste: Planta cuya semilla sirve de alimento a los pájaros.
Alza: Piedra grande y llana que se pone encima de la pared, para rematarla.
Amachimbrar: Afianzar, encajar.
Amañar: Juntar en manojos las gavillas de la siega.
Amojo: Ubre de las ovejas, vacas, etc.
Amollecer: Ablandar.
Amonarse: Acurrucarse, encogerse.
Amoroso: Suave, delicado al tacto.
Amoto: Moto.
Amularse: Enfadarse, enfurruscarse.
Anarigar: Caer de bruces, dar con la nariz en el suelo.
Andalia: Sandalia.
Andancio: Epidemia en la zona.
Andorga: Barriga.
Andurriales: Paraje escarpado.
Ansión: Ansia nostálgica, morriña.
Antier: Antes de ayer.
Antiparras: Gafas.
Antruejo: Prenda de vestir estrafalaria y ridícula.
Añusgarse: Atragantarse.
Apalabrao: Comprometido de palabra.
Apalpar: Palpar.
Apañar: Recoger leña para hacer lumbre.
Apegostrar: Pegar algo de forma descuidada.
Apeguñar: Apelotonar, apelmazar.
Apernar: Trabar las patas de los animales con un cordel.
Apiparse: Beber o comer en exceso.
Aposarse: Posarse los pájaros u otros insectos voladores.
Aprisco: Lugar vallado donde se recogen las ovejas para ordeñarlas.
Apuñar: Coger fuerte con el puño.
Arbañal: Albañal.
Arganear: Holgazanear.
Argaña: Arista de la espiga.
Argumentero: Chismoso, cuentero.
Argumento: 1.Torpe. 2. De poca entidad o valor.
Arradio: Radio.
Arramar: Extender la mies en la era.
Arramplar: Llevar todo por delante, quedarse con todo.
Arranarse: Tirarse en el suelo sin cuidado.
Arrascar: Rascar.
Arrayar: Rayar.
Arreatar: Enreatar, atar fuerte.
Arrebañar: Rebañar.
Arrebatarse: Estropearse la cosecha a causa del excesivo calor.
Arrebujar: Mezclar distintas cosas.
Arrechucho: Soponcio, desmayo.
Arregajo: Maruja, pamplina.
Arregatar: Hacer pequeños regatos el agua, cuando llueve mucho.
Arregazarse: Arremangarse.
Arrenuncio: Denuncia por no seguir las reglas en los juegos de cartas.
Arrepañar: Coger algo con avidez.
Arrepuñar: Agarrar algo con fuerza.
Arresguñar: Arañar.
Arresguñón: Arañazo.
Arriñonao: Derrengao.
Arritar: Guiar, citar al ganado para conducirlo.
Arrodear: Rodear.
Arrundir: Cundir, dar beneficio una cosa o un trabajo.
Artuña: Oveja a la que se le ha muerto la cría al parir.
Aruñar: Arañar.
Ascape: Rápidamente, en seguida.
Atarracar: Llenar demasiado.
Atocinao: Abobado.
Atollarse: Atascarse en el barro.
Atrochar: Atajar, acortar el camino.
Aujero: Agujero.
Averar: Arrimar el arado o el ganado a la linde.
Avío: Asunto o trabajo para hacer.
Avocear: Vocear.
Avutardo: Torpe, bruto.
Babarel: Atolondrado, alelado.
Babieca: Pasmado, babarel.
Bache: Cualquier recipiente utilizado para transportar líquidos u otros productos.
Badeas: Flojo, insustancial.
Badil: Recogedor metálico utilizado en la cocina.
Badila: Paleta metálica para remover la lumbre del brasero.
Bago: Cada una de las uvas de un racimo.
Baile de San Vito (tener el): Estar muy nervioso e inquieto.
Bálago: Caña de los cereales.
Balaguero: Holgado.
Baldao: Molido, dolorido.
Baldar: Cansar, dar una paliza.
Baldarra: Descuidado, desaliñado.
Balde: Cubo para transportar agua u otros líquidos.
Baldiar: Terminar, rematar los frutos o la cosecha de un sembrado.
Baldrogas: Persona desarreglada.
Balear: Limpiar el muelo de grancias con un escobajo.
Baleo: Planta silvestre para hacer escobas.
Banastra: Descuidada, que no da una al derechas.
Bandujo: Vientre de los animales.
Banqueta: Especie de taburete de madera.
Barajear: Barajar.
Barandel: Palo largo en el que se colgaban algunas partes del cerdo el día de la matanza.
Barbá: Papada.
Barda: Roble.
Bardión: Mata de bardas.
Barreduras: Restos del asiento de la parva.
Barricar: Dar de cal a las paredes interiores de la casa.
Barriguera: Correa que ciñe la barriga de las caballerías para evitar que el carro se empine.
Barriñón: Recipiente grande de barro o plástico.
Bartola (tirarse a la): Holgazanear.
Barullas: Embrollón, barullero.
Barzón: Pieza hueca por la que pasa el timón del arado.
Basquiña: Enfermedad del ganado lanar similar a un ataque epiléptico.
Bastardo: Culebra de tierra.
Befa: Aparejo amarrado a la canga para proteger el pescuezo de los animales de tiro.
Berberajo: Pócima, bebida que se da a los animales como medicina.
Berrendo: Manta basta para llevar en invierno al campo.
Berreón: Chillón, llorón.
Berretes: Restos de alimentos alrededor de la boca.
Berriondo: Fruto correoso, que no está bien maduro.
Berrunchón: Hinchazón causado por un golpe o una picadura.
Berzotas: Ignorante, maleducado.
Bica: Espita por donde sale el agua en los caños.
Bicharraco: 1. De aspecto feo o desagradable. 2. Adjetivo dirigido con afecto a otra persona.
Bigardo: Hombre alto y desgarbado.
¡Bisino!: Voz para llamar al gato.
Blanquillo: Alimoche, ave rapaz abundante en las Arribes.
Boceras: Bocazas.
Bofe: Parte menos apreciada de los pulmones y vísceras del cerdo
Bogalla: Excrecencia del roble.
Boil: Aposento reducido donde se guarda ganado o enseres agrícolas.
Boñica: Boñiga.
Boqueas (dar las): Estar a punto de morir.
Borbollonear: Hacer borbollones el agua.
Borrajo: Brasas que quedan después de quemar la leña.
Borrego: 1. Carnero, macho de la oveja. 2. Bruto, zopenco.
¡Borrei!: Voz para llamar a las ovejas.
Botonera: Ojal.
Boyá: Rebaño de vacas de distintos dueños.
Brasillete (de): Ir cogiditos del brazo.
Brazao: Cantidad de cosas que caben entre los brazos.
Brendear: Tirar paja con la brienda.
Briega: Ocupación, faena.
Brienda: Bieldo grande para echar paja al carro o al pajar.
Broza: Maleza.
Buche: 1. Papo de las aves. 2. Cría del burro.
Bufar: 1. Resoplar ruidosamente. 2. Rebasar la leche o cualquier otro líquido los límites del recipiente por efecto de la cocción.
Buitrear: Gorronear.
Bulto (a): Medir o contar a simple vista.
Buraco: Agujero.
Bureo (ir de): Ir de fiesta.
Cabañal: Cobertizo para guardar el ganado.
Cabezá: Ronzal.
Cabezorro: 1. Trigo sin argaña. 2. Cabezón.
Cabija: Clavija para enganchar el arado a la canga.
Cabijal: Timón del arado.
Cabras: Ronchas moradas que salen en las piernas por efecto del calor de la lumbre.
Cabreá: Rebaño de cabras.
Cabresta: Oveja que va la primera y guía a las demás.
Cabrestear: Conducir las caballerías tirando del cabresto o rabero de la cabezá.
Cacagüeses: Cacahuetes.
Cachaba: Bastón rústico.
Cachaza: Lentitud, pachorra para hacer cualquier cosa.
Cachipegar: Copular los perros.
Cachuela: Molleja de las aves.
Cachufa (la): Juego del escondite por todo el pueblo.
Cagajonera: Cachivache para recoger los cagajones o lugar donde se arrojan.
Cagalita: Excremento de la oveja y de la cabra.
Cagaprisas: Persona hiperactiva.
Calabobos: Lluvia menuda.
Calorina: Calor pegajoso, bochorno.
Calostros: Primera leche de las ovejas después de parir.
Calvero: Terreno ligero improductivo.
Camándula: Comodón.
Camapalos: Somanta, paliza.
Cambicio: Palo o timón que va del trillo a la canga.
Campano: 1. Vaso grande de vino. 2. Cencerro de gran tamaño.
Campante (tan): Tranquilo, inmutable.
Canaleta: Pequeño canal para conducir el agua.
Cancán: Prenda interior femenina.
Cancín: Cordero entre uno y dos años.
Candilá: Cantidad de aceite que cabe en el depósito del candil.
Canga: Yugo.
Canguelis: Miedo ante una situación de peligro o desconocida.
Canijo: Pequeñajo.
Canillas: Parte inferior del peroné.
Cantarera: Armazón de madera para colocar las cántaras.
Cantazo: Pedrada.
Cantón: Trozo de jabón cortado de la barra.
Caozo: Lugar del río que tiene mucha profundidad.
Capacho: Bolsa de mimbre con asas laterales.
Capador: Persona que castra a los animales.
Caraba: Compañía de dos o más personas para conversar.
Carabero: Que le gusta la caraba.
Carcañal: Calcañar, talón del pie.
Carcumbo: Persona que le cuesta levantarse cuando toca trabajar, gandul.
Carear: Pastar el ganado.
Careo: Acción de carear.
Carmenar: Castigar con unos azotes a los muchachos cuando hacían alguna travesura.
Carpanta: Galbana, modorra.
Carrasco: Mata de encino pequeño.
Carraspera: Irritación de garganta, acompañada de tos.
Cascabullo: Casco o funda de la bellota.
Cascajo: Fragmentos de piedra.
Cascarria: Moco o mierda pegada en la ropa o en la cara.
Cascarrioso: Melindroso.
Casporrina: 1.Planta muy pequeña de fruto comestible similar a un grano de cereal. 2. Apelativo cariñoso para llamar a una niña pequeña.
Casulario: Casa grande y destartalada.
Cataplasma: Persona pesada y fastidiosa.
Cataplines: Testículos.
Caterva: Tropel de gente.
Catiuscas: Botas de goma para protegerse los pies del agua.
Cayá: Cayado.
Cebonero: Boíl donde se engordaba a los cerdos para la matanza.
Cegaruto: Cegato, corto de vista.
Celemín: Doceava parte de la fanega.
Cencío: Hierba que no ha sido pastada.
Centenero: Terreno poco fértil apropiado para sembrar centeno.
Cenutrio: Poco inteligente, zoquete.
Ceporro: Cebado, gordo.
Cércene, (A) : Cortar de raíz.
Cernidero: Boil donde se encuentra el horno y la ceniza.
Cérrimo: Acérrimo.
¡Chacho!: ¡Muchacho! Voz para llamar a alguien.
Chacina: Cecina.
Chambra: Blusa o chaquetilla ligera que usaban los abuelos.
Chamorro: Tozudo, que no admite razones.
Chamusquina (oler a): Sospechar que algo no va bien en algún asunto.
Changarro: 1. Persona muy habladora. 2. Apero estropeado.
Chapallo: Tierra embarrada, barrizal.
Chapalotear: Saltar en el chapallo.
Chapatal: Barrizal.
Charelo: Torcido.
Charpazo: Chaparrón.
Chaveta: Persona que está mal de la cabeza.
Cheirar: Oler mal.
Chiar: Piar los pájaros.
¡Chibina!: Voz para llamar a las cabras.
Chicha: Carne, en general magrosa.
Chichón: Bulto que sale en la cabeza a consecuencia de un golpe.
Chichurrío: Ajado, deslucido.
Chinarro: Guijarro.
Chinostra: Cabeza.
Chiribitas: Partículas delante de los ojos que no dejan ver con claridad.
Chiripa (de): Por casualidad.
Chiscar: Prender fuego.
Chispoleta: Muchacha vivaracha e inquieta.
Chisquero: Mechero.
Chochos: Altramuces.
Chocolotear: Mover, agitar los líquidos dentro del recipiente.
Chofe: Asadura, liviano.
Chorra: 1. Suerte. 2. Pene.
Chorretón: Mancha en la ropa causada por el chorro de un líquido.
Chota (estar como una): Estar como una cabra.
Choto: Ternero, novillo.
Choto/a: Zurdo, zurda.
¡Chucho!: Voz para espantar al perro.
Chuminá: Cosa sin importancia.
Chupa: Mojadura.
Chupitel: Carámbano alargado que cuelga de los tejados o de los árboles.
Churripamples: “Canguingos y patas de peces”, comida virtual.
Churro: Suerte.
Churro/a: Becerro/a de un año más o menos.
Churruscar: Tostar a la lumbre demasiado, cualquier alimento.
Chuzos (caer): Llover a cántaros.
Ciacina: Escobilla hecha de paja muy fina.
Ciambrera: Fiambrera.
Ciscar: 1. Manosear o fisgar en alimentos u otras cosas. 2. Incordiar.
Cisco: Lío, embrollo.
Cisma: Mezucón, que incordia a los demás.
Clisao: Pasmado, que mira con fijeza.
Cogüelmo: Excede el nivel del recipiente.
Colá: Camino o carril que lleva al abrevadero.
Colgajero: Colgante.
Collerín: Apero protector del cuello de las caballerías.
Colodra: Recipiente de barro para ordeñar las ovejas.
Comisque: Muy escogido para comer.
Comistrajo: Comida de mala calidad.
Comparanza: Comparación.
Componer: Condimentar la comida con aceite, pimentón, etc. para darle sabor.
Concho: Eufemismo por “coño”.
Condumio: Comida aderezada.
Coquera: Hueco podrido en los frutos.
Corderero: Persona que compra corderos.
Cordovenas: Hebra de carne correosa, difícil de masticar.
Coria: Eufemismo por “coño”.
Corraliza: Cercado de cañizos para encerrar las ovejas.
Correón: Cinturón.
Corribanda: Correría festiva.
Corrobla: Juerga con los amigos.
Cortina: Parcela de terreno vallado, cercano al pueblo.
Cosquiñas: Cosquillas.
Costralá: Golpe violento dado al caer.
Costralón: Golpe violento dado al caer.
Cotorina: Coronilla.
Cotorro: Teso.
Covanillo: Cuévano pequeño.
Criadilla: Hongo subterráneo comestible.
Crica: Criquero.
Criquero: Melindroso, fastidioso.
Cuadra: Establo para encerrar a las caballerías.
Cuadril: Cadera.
Cuajo: Llorar a moco tendido.
Cuarta: Caballería de refuerzo que se engancha por delante de la que lleva el carro.
Cuartearse: Torcerse o combarse la madera.
Cuarterón: 1. Cuarta parte de una libra. 2. Ventana muy pequeña de una casa.
Cuatropié (al): Al galope.
Cuchipanda: Fiesta, verbena.
Cuentero: Palabrero, chismoso.
Cuéscaro: Rígido, tieso, difícil de manipular.
Cuesco: 1. Coz. 2. Ventosidad sonora.
Cuezo: Hocico, nariz.
Cuezo (Meter el): Meterse en asuntos que no te incumben.
Culapazo: Golpazo dado al caer de culo.
Culera: Mancha en la trasera del pantalón.
Culibrinas: Filigranas que se hacen en los juegos entre muchachos, para esquivar al rival.
Cuña: Hueso del melocotón, ciruela y otras frutas.
Currusco: Trozo de pan con corteza.
Cusca (hacer la): Perjudicar o fastidiar a alguien.
Cusera: Tapadera de corcho para las cántaras.
Dambos: Ambos.
Denguno: Ninguno.
Dentellá:Mordedura profunda.
Derriza: Destrozo.
Derrochón: Derrotón.
Derrotón: Manirroto, gastador.
Desaborio: De poco salero, insipido.
Desapartar: Apartar.
Desatontar: Quitar la tontería.
Descambiar: Cambiar.
Descandar: Abrir la puerta con la llave.
Desdolido: Sufridor, resistente.
Desensobear: Quitar el sobeo del carro.
Desentoñar: Desenterrar.
Despachurrar: Despanzurrar.
Destrozón: Derrotón, que rompe todo.
Desuñir: Desuncir.
Divieso: Forúnculo, infección cutánea.
Durero: Estreñido.
Embair: Entretener, distraer.
Embarbascar: Enredarse el arado con hierbas.
Embelga: Número de surcos que se abarca, sembrando a voleo.
Emberracarse: Obcecarse.
Emberronarse: Emberrincharse, encabezonarse.
Embocar: Tirar lejos una cosa.
Embude: Planta de raíz venenosa que crece en arroyos y regatos.
Embuelza: Porción de cualquier cosa que cabe en las dos manos.
Embute (a): En abundancia.
Empanzanao: Saturado de comer en exceso.
Emperrarse: Obcecarse, obstinarse en algo.
Empesgar: Soportar un peso grande encima, presionar.
Empicadero: Piedra debajo de la tierra donde hace tope la reja del arado.
Empicarse: Acostumbrarse el ganado a pastar en lo ajeno.
Empuntar: Señalar a alguien el camino conocido.
Encalcar: Apretar la paja.
Encanarse: Quedarse pasmado o envarado con la voz o el llanto.
Encangar: Descargar en otro la responsabilidad sobre algo.
Encarabarse: Encontrarse en una caraba.
Encerradera: Madriguera, lugar entre peñas donde se refugian los conejos y otros animales.
Encetar: Clavar.
Enchaguarzar: Llenar la tierra de agua.
Encurujarse: Acurrucarse, encogerse por causa del frío.
Endiñar: Endilgar.
Enfoscarse: Esconderse entre la maleza o entre la ropa.
Enfurruscarse: Enfadarse, enfurruñarse.
Engarañao: Entumecido de frío.
Engarañarse: Quedarse aterido a causa del frío.
Engarrio: Molestia, estorbo.
Engorronarse: Encapricharse con alguien.
Engrillar: Encrespar.
Engurriao: Entumecido, encogido.
Enjarretar: Pinchar, picar.
Enjuagón: Quitar el jabón con un poco de agua.
Enreatar: Reatar.
Enredique: Enredador, travieso.
Enriedo: Enredo.
Ensobear: Poner el sobeo, amarrando la canga al carro.
Entabía: Todavía.
Entafarrar: Manchar con barro, grasa, etc.
Entallarse: Quedarse entrizado u oprimido en algún lugar.
Enterizo: Entero.
Entoñar: Enterrar.
Entreúltimo: Anteúltimo.
¡Equilicual!: ¡Eso es! ¡Efectivamente!.
Esbandallar: Desbaratar, desvencijar.
Esbaratar: Desbaratar.
Esbarrancar: Desconchar, desencalar.
Esbarrancón: Parte de la pared de donde se ha caído la cal.
Esbarrar: Salirse del tema que se está tratando.
Esblanquiñao: Descolorido, enfermizo.
Esboronar: Deshacer.
Esborrezar: Triturar.
Escabel: Asiento de madera parecido a la escañeta.
Escachar: Romper, hacer añicos.
Escacharrar: Romper.
Escachurrar: Romper, triturar.
Escalabrar: Descalabrar, hacer una herida en la cabeza.
Escamochar: Desmochar, cortar las ramas del árbol.
Escamochina: Poda abusiva.
Escangallar: Destartalar, desvencijar.
Escangarse: Salirse de la canga los animales unidos.
Escañabón: Tronco de las escobas.
Escañeta: Banco de madera con asiento ancho.
Escape (a): Rápido, deprisa.
Escardar: Quitar las malas hierbas de los sembrados.
Escarearse: Agrietarse la piel por causa del frío.
Escarnar: Quitar la carne del hueso del cerdo.
Escarzar: Quitar las hierbas perjudiciales de los sembrados.
Escascar: Quitar la cáscara verde de las almendras.
Escascarillar: Saltar el esmalte de algún utensilio doméstico.
Escastar: Arrancar de raíz las malas hierbas.
Escayo: Cada una de las partes en las que se puede dividir un racimo de uvas.
Eschangar: Estropear.
Escobajo: Escoba basta.
Escobal: Zona de terreno cubierta de escobas.
Escondiche: Escondite.
Escopetao: Ir corriendo hacia algún recado urgente.
Escotero: El que va sin estorbo, solo.
Escritito: Exactito, igualito.
Escuajaringar: 1. Destrozar, romper. 2. Mondarse de risa.
Escuchimizado: Escuálido, enclenque.
Escupiña: Saliva.
Escurritajas: Restos del líquido que queda al vaciar un recipiente.
Esfandangar: Estropear.
Esfarrapar: Destrozar, hacer trizas.
Esflorear: Escoger lo mejor de entre varias cosas.
Esgancha (a): En abundancia.
Esganchar: Tronchar.
Esgarrancharse: Sentarse con las piernas abiertas.
Esgarrapicharse: Esgarrancharse encima de algo.
Esgarrumbarse: Derrumbarse una pared.
Esgilao: Deshilachado.
Esguaramentar: Desbaratar, estropear.
Eslomarse: Quedarse doblado después de un gran esfuerzo.
Esmirriado: Raquítico, muy delgado.
Esmochar: Desmochar.
Esmorrarse: Herirse en la cabeza, por causa de una caída.
Esmostolarse: Caerse o golpearse violentamente contra el suelo o contra una pared.
Esnartar: Desarticular, destartalar.
Espachurrar: Reventar, triturar.
Espanzurrar: Reventar una cosa al caer.
Esparaván: 1. Aspaviento. 2. Persona alocada.
Espargir: Esparcir.
Esparramar: Desparramar.
Esparriar: Salpicar con agua alrededor.
Espatarrinarse: Caerse con las piernas abiertas.
Espelujar: Despeinar.
Esperrar: Dejar sin dinero.
Espichar: Morir.
Espigocha: Herramienta puntiaguda para arrancar de raíz las plantas.
Espindarga: Mujer alta y desgarbada.
Espíritu de la golosina: Persona muy delgada.
Espuertas (A): En cantidad.
Espuntar: Quitar las puntas de las plantas o de cualquier otra cosa.
Esquiliche: Esquilador.
Estafermo: Pasmado, alelado.
Estarujo: Palo afilado que se pone en los laterales del carro.
Esterquera: Montón de estiércol.
Estilla: Astilla.
Estiparrar: Espanzurrar.
Estirar la pata: Morir.
Estrangallar: Descomponer.
Estricarse: Estribarse.
Estripar: Apretar, comprimir.
Estronchar: Romper o quebrar una rama u otra cosa.
Fatear: Olfatear.
Fardel: Bolsa de tela para llevar la merienda.
Farelo: Violero, mosquito.
Farruco: Bravucón.
Fato: Mal olor, fetidez.
Feligrés: Ingenuo, desorientado.
Frasca (vaya): Gente de mala reputación, poco recomendable.
Frejón: Frejol.
Frejonera: Planta del frejón.
Fulero: Mentiroso.
Fumarro: Cigarro.
Funerala (a la): A la virulé, ojo morado a causa de un golpe.
Fusca: Maleza.
Gacho: Encorvado.
Gavillero: Montón de gavillas.
Gaja: Rama del árbol.
Gajo: Gaja pequeña.
Galafate: Espabilado.
Galbana: Pereza.
Gallinaza: Excremento de las gallinas.
Gallo: Gajo de la naranja.
Galope tendido: Carrera del caballo a toda velocidad.
Galufo: Embutido u otro alimento derivado de la carne de cerdo.
Ganchal: Terreno rocoso de poco valor.
Gandumba: Perezoso, gandul.
Gañote: Garganta.
Garapitear: Vocear, gritar para avisar o llamar a alguien.
Garbanza: Vaga, sin actitud para el trabajo.
Garbanzona: Vaga, sin actitud para el trabajo.
Gargajo: Escupitajo con moco.
Garrafina: Alboroto, lío.
Garrapo: 1. Cría del cerdo. 2. Sucio. 3. Ampolla de sangre.
Garrobas: Albarrobas.
Garrobo: Tosco, torpe.
Gata: Agujetas.
Gatuña: Planta espinosa que crece en pastos y sembrados, de picadura muy dolorosa.
Gavia: Zanja.
Gayola (a la): Beber si posar la vasija en los labios.
Gayumbos: Calzoncillos.
Gaznápiro: Ceporro, cateto.
Gimplar: Lloriquear.
Gimplón: Llorón.
Giñao: Muerto de miedo.
Giñar: Cagar.
Gisma: Resto menudo de paja fina.
Gocho: Marrano, cerdo.
Gola: Ansia, ganas.
Goler: Oler.
Gorjas: Cuello, garganta.
Gorrino: Cerdo pequeño.
Grancias: Restos del cereal al acribar.
Grillao: Alocado.
Greñas: Pelo sucio y despeinado.
Guarrazo: Trompazo dado al caer.
Guarrear: Gruñir, aullar la zorra u otros animales.
Guarrindongo: Guarro, sucio.
Guindaleta (por): De tarde en tarde.
Guindar: Robar.
Guipar: Ver, descubrir a alguien.
Guízaro: Curandero.
Gumia: Tacaño, ruin.
Gurupéndola: Oropéndola.
Hacina: Montón ordenado de manojos.
Halda: Regazo, pliegue que se forma en la falda de las mujeres cuando están sentadas.
Haragán: Vago, lagumán.
Hatajo: Rebaño pequeño de ovejas.
Herrada: Cubo de metal.
Herrén: Cereal que se siega verde, como forraje.
Hocino: Utensilio para rozar y cortar hierba.
Hoja: Zona del término municipal sembrada de cereales.
Hondón: Fondo de un recipiente.
Horcón: Palo grueso terminado en dos picos.
Hostigo: Lluvia recia, avivada por la fuerza del viento.
Hozar: Remover la tierra con el hocico.
Huero: Huevo en incubación.
Hulera: Madriguera subterránea donde se refugian algunos animales.
Humarera: Humareda.
Hurganero: Palo largo con el que se revuelve el rescoldo del horno.
Ibao: Alelado, pasmarote.
Ijá: Palo largo terminado en una punta de hierro que sirve para estimular a las vacas.
Implao: Hinchado de comer o beber demasiado.
Implarse: Saturarse, comer demasiado.
Incipiente: Pipiolo, bobalicón.
¡Ino ino!: Voz para llamar a los cerdos.
Irutar: Eructar.
Jabetá: Navajazo.
Jamacuco: Soponcio, desmayo.
Jándalo: Mozo de buena presencia.
Jarana: Fiesta.
Jardo: Vacuno de color blanco con manchas negras.
Jarona: Galbana, pereza.
Jarrear: Chatear, beber.
Jarrino: Plantado, persona o animal de mucho carácter.
Jarrumiente: Herrumbroso.
Jartar(a): En abundancia.
Jato: Vestidos, ropa.
Jediondo: Hediondo, que huele mal.
Jenecho: Helecho.
Jenjerina: Tomillo sensero.
Jera: 1. Trabajo de un día. 2. Jornal.
¡Jera (vaya)!: Mala faena.
Jeringar: Fastidiar, molestar.
Jícara: Aislador de cristal en el que se atan los cables de los tendidos eléctricos.
Jieder: Hieder, oler mal.
Jincacha: Hierro terminado en pico para clavar en el suelo.
Jincao: Dormido profundamente.
Jincar: Hincar en el suelo.
Joder la procesión: Importunar.
Jollo: Heno seco y tupido.
Jualdra: Trozo de harina frito con azúcar.
Junar: Guipar, ver.
Juncia: Planta herbacea poco apreciada.
Jupa: Trabajo hecho con gran esfuerzo.
Jurgar: Hurgar.
Labresto: Planta conífera.
Ladero: Ladeado.
Lagareta: Depósito de piedra donde se pisaban las uvas de la vendimia.
Lagaña: Legaña.
Lagarta: Mujer astuta.
Lagumán: Holgazán, vago.
Lamber: Lamer.
Lamberón: 1. Goloso. 2. Lameculos, adulador.
Lámpara: Mancha en la ropa.
Lamparón: Mancha grande en la ropa.
Langares: Persona alta y desgarbada.
Lapo: Escupitajo con moco.
Lastra: Piedra grande y lisa.
Lavar el plato: Hacer cosquillas.
Lenguarón: Bocazas.
Leñera: Lugar donde se deposita la leña.
Lesna: Lezna.
Licres: Quisquilloso, mezucón.
Liendre: Huevo del piojo.
Limbio: Algas verdosas que se encuentran en ríos y charcas.
Lindero: Propietario de una finca contigua a la propia.
Lindón: Franja estrecha de tierra que separa dos propiedades.
Llares: Cadenas sujetas en la chimenea con un gancho para colgar los calderos.
Lombo: Colina prolongada.
Loza: Conjunto de platos, cazuelas, … utilizados en la cocina.
Lucilina: Derivado del aceite o del petróleo.
Macana: Treta para eludir el trabajo.
Macanas: Holgazán.
Machá: Hacha.
Machao: Hacha grande.
Machirulo: Muchacha con trazas de hombre, marimacho.
Machón: Pilar que refuerza el final de una pared.
Machorra: Hembra estéril.
Machucar: Entrizar, golpear.
Machucón: Herida hecha al golpearse o entrizarse.
Magarza: Margarita parecida a la manzanilla.
Magra: Tajada gruesa de jamón.
Maguear: Cojear ligeramente.
Majá: Majada.
Majuelo: Superficie pequeña de tierra.
Malapio: Especie de manzana ácida.
Maleta: Epidemia, especialmente entre los animales.
Mamia: Oveja que tiene taponada una teta.
Mamola: Palabra que se dice a los niños al hacerle cosquillas debajo de la barbilla.
Mamón: Retoño de los árboles.
Mancera: Guía del arado.
Mancollera: Mata de plantas que sobresale de lo que abunda a su alrededor.
Mandanga: 1. Golpe, tortazo. 2. Tretas para eludir el trabajo.
Mandileta: Mandil que se pone a los borregos para evitar que dejen preñadas a las ovejas.
Mandilón: Sumiso, obediente, que no rechista las órdenes y caprichos de su pareja.
Manduca: Zampón, tragón.
Manflorita: Afeminado.
Maniego: Ambidextro.
Manta (a): En abundancia.
Maraojo: Centeno verde utilizado como alimento para los animales.
Marelo: Zoquete, torpe.
Marigajo: Resto de leña menuda.
Marmelo: Torpe, bruto.
Mastuerzo: Torpe, de pocas luces.
Matanchín: Matarife.
Matorrera: Matorral, planta bajera ramificada y leñosa.
Matraca: Bulla.
Maturranga: Artimañas para eludir el trabajo.
Maya (la): Juego del escondite, válido en un espacio acotado.
Mayores (a): Aparte de …
Mazaroco: Cabezota.
Mazurco: Bruto.
Mecido: Harina y otros alimentos cocidos para alimentar a los marranos.
Mediano: Cencerro que suena más, dentro del rebaño.
Medranca: Miedoso.
Medroso: Miedoso.
Meleguín: Enclenque, endeble.
Melindres: Quisquilloso, puntilloso.
Mendo: Ropa de poco valor.:
Mezucón: Que le gusta husmear, entrometido.
Mezuquear: Curiosear, meter las narices donde no te llaman.
Miaja: Migaja.
Mielgo: Mellizo, gemelo.
Migá: Leche con pan, muy común en el desayuno.
Mijón: Miga de pan.
Millo: Maíz verde.
Minga: Pene.
Miñambres: Flaco, comisque.
Mísere: Pobre, mísero.
Misturajo: Brebaje de alimentos.
Mocho: 1. Pelado, aquello a lo que le falta la punta. 2. Se dice del animal que no le han crecido los cuernos o se los han cortado. 3. Árbol al que le han cortado todas las ramas.
Modorrera: 1. Catarro de las ovejas. 2. Sueño pesado.
Modorro: Terco, testarudo.
Mohino: Enfurruñado.
Mojicón: Trompazo.
Mojo: Salsa o caldo compuesto principalmente por aceite, vinagre y sal que sirve para aliñar ensaladas y gazpachos.
Mojón: Hito para fijar la linde entre dos propiedades.
Mollar: Blando.
Momio: Chollo.
Mondarina: Mandarina.
Monicaco: Enclenque, pequeñajo.
Montonera: Montón grande.
Moña: Borrachera.
Moñufo: Puñado de plantas, hierbas, etc.
Moquera: Constipado de nariz.
Moquero: Pañuelo para limpiarse los mocos.
Morapio: 1. Vino tinto. 2. Cogorza.
Morilla: Piedra lateral a la orilla de la lumbre.
Morillo: Soporte de piedra que sobresale en los laterales de la chimenea.
Mormera: Congestión de nariz.
Morralla: Cosas inservibles.
Morrarse: Darse un golpe con la cabeza contra algo.
Morrotroco: Mostrenco, obstinado.
Morterá: Golpe que se dan los borregos al pelearse.
Mortero: Bruto, zoquete.
Moso: Alimento lleno de moho; mohoso.
Motolito: Abobao, inocentón.
Mozo: Palo enganchado a la pértiga para mantener el carro horizontal.
Muelo: Montón de grano limpio en la era.
Mugre: Suciedad grasienta.
Muleto: Mulo joven.
Mullique: Mullido, esponjoso.
Muñir: Remover.
Murga (dar la): Dar la lata.
Murria: Morriña, nostalgia.
Nial: Lugar donde ponen las gallinas.
Nialá: Conjunto de huevos del nial.
No la hinca: No da golpe.
Novalío: Renuevo, retoño de las plantas.
Obispa: Avispa.
Ojete: Orificio anal.
Olerón: Entrometido, mezucón.
Olivera: Olivo.
Ombrigo: Ombligo.
¡órdiga!: Eufemismo por ostia.
Orejera: Pieza curva que lleva el arado a los lados para remover la tierra.
Oriégano: Orégano.
Osear: Espantar los pájaros u otras aves domésticas.
¡Ósperas!: Eufemismo por ostias.
¡Osqui!: Voz para espantar a las gallinas.

Pachorra: Cachaza, lentitud en la forma de obrar.
Pajarote: 1. Buitre. 2. Alelado, pasmarote.
Pajero: Pajar, lugar cerrado donde se guarda la paja.
Palabrero: Charlatán.
Palancana: Palangana.
Palancanero: Soporte para colocar la palangana.
Palante (estar): Estar embarazada.
Palitroque: Palo mal formado.
Pamemo: Payaso, abobado.
Panera: Almacén donde se guarda el grano, granero.
Panguato: Pazguato.
Paniego: Terreno fértil.
Papelón: Zalamero, adulador.
Papialba: Garduña.
Pares: Placenta.
Parienta: Palabra que el marido utiliza para referirse a su esposa.
Parrera: Parral.
Patato: Patata muy pequeña.
Pavilón: Soso, payaso.
Peas: Cadenas para trabar a los animales.
Peceburro: Planta de tallo comestible, parecida al espárrago, que crecía en las eras.
Pedingón: Pedilón.
Pedraguera: Montón de piedras.
Pejiguera: Asunto muy latoso.
Pellejo: Persona mal intencionada, de mala reputación.
Pelliquero: El que compra pieles.
Pelobueno: Pájaros aptos para salir del nido volando.
Pelona: Helada fuerte mañanera.
Penco: Torpe, ignorante.
Penitente: Inocentón, incauto.
Peñiscar: Pellizcar.
Peona: Peonza.
Perda: Pérdida.
Perdulario: Que pierde las cosas con frecuencia.
Perendengue: Colgajo, pingajo.
Perillán: Barbudo.
Perindonga: Vividora, mujer de la calle.
Periquete (en un): En un momento.
Pernicote: Hueso del jamón.
Perniquebrar: Romper o quebrar las patas de un animal.
Perras: Dinero, en sentido amplio.
Pescozón: Golpe dado en el cogote.
Pesebrera: Conjunto de pesebres contiguos.
Pesquera: Presa del río.
Pestoso: Molesto, fastidioso.
Piara: Rebaño de ovejas.
Pibas: Semillas de sandía, melón y otros frutos.
Picajoso: Quisquilloso, incordión.
Picia: Pifia, fallo.
Picón: Rocas que sobresalen de las demás, típicas del paisaje de Las Arribes.
Piedralipe: Sulfato de cobre sólido utilizado para desinfectar las heridas de las ovejas y de otros animales.
Piejo: Piojo.
Piejoso: Piojoso.
Pierres: Travieso, revoltoso.
Pijotero: Pijo, pejiguero.
Piltraca: Mujer despreciable.
Piltrafa: Carne de mala calidad.
Pindonga: Pendón, juerguista.
Pinga: Gota de qualquier liquido.
Pingá: Pan frito.
Pingando (estar): Estar empapado.
Pingar: Gotear.
Pingo: Que le gusta salir de fiesta, juerguista.
Pingón: Chorizo de tripa gruesa.
Pinreles: Pies.
Pinta: Trago de cualquier líquido, en general de vino.
Pintear: Empezar a llover.
Pinturero: Presumido.
Pisco: Cantidad pequeña de cualquier cosa.
Pispierno: Hueso del jamón.
Pitabarreno: Abejaruco.
¡Pitas pitas!: Voz para llamar a las gallinas.
Pitera: Herida en la cabeza.
Plastero: Zalamero, papelón.
Pobrito: Pobrecito.
Polisón: Persona, que al llevar un vestido demasiado amplio parece un adefesio.
Polvarera: Polvareda.
Polvorina: Polvareda.
Pontonera: Piedras grandes, colocadas para poder cruzar el río.
Porción: Finca grande típica de las arribes. Coto.
¡Pos luego!: De ninguna manera.
Postura: Ración de pienso que se echa a los animales.
Potra: Suerte favorable.
Potroso: Que tiene, habitualmente, mucha suerte.
Poyo: Asiento rústico de piedra.
Presinarse: Persignarse.
Propintento (de): Aposta, a propósito.
Purrela: Cosas inservibles, sin valor.
Quebrao: Que tiene una hernia.
Querindonga: Querida.
Quiñón: Porción de tierra de pequeña extensión.
Quirios (tardar los): Tardar mucho tiempo.
Rabero: Cordel para atar o guiar las caballerías.
Rabo (andar al): Andar detrás.
Rachar: Rajar los troncos gruesos de leña.
Rachisol: Sitio donde calienta mucho el sol.
Rachizo: Astilla de leña.
Ramón: Hojas tiernas de la encina para alimento de los animales.
Ramonear: Podar el árbol para aprovechar el ramón.
Ranchera: Hoguera grande, fogata.
Randa: Espabilado.
Ranero: Cosas que al caer, quedan desparramadas por el suelo.
Rasguñón: Rasguño.
Raspa: Rebañadura.
Raspajilón (de): De refilón.
Rastro: 1.Instrumento agrícola que tiene púas de hierro clavadas en unos maderos que sirve para allanar la tierra. 2. Tablero para apañar la parva.
Reballar: Levantar las ovejas del acarro.
Rebojo: Trozo de pan duro.
Rebujina: Mezcla de ovejas de distintos rebaños.
Rebujón: Mezcla de cosas variadas.
Rebusco: Recogida de espigas que quedan después de la siega.
Recencio: Viento suave madrugador.
Recental: Cordero lechal.
Rechinar: Chirriar.
¡Rediós!: Exclamación de sorpresa.
Redonda (A la redonda): Alrededor, en torno a.
Refregón: Friega intensiva.
Regaño: Aversión, antipatía.
Regatera: Zanja pequeña para desviar el agua del cauce principal.
Rejileta: Mujer muy activa e inquieta.
Relamber: Relamer.
Relumbiar: Relumbrar, brillar.
Remanecer: 1. Reaparecer. 2. Despertar.
Remanguillé (a la): De forma extravagante o desordenada.
Remudarse: Ponerse ropa limpia y festiva.
Remudiar: Mugir las vacas para llamar a sus crías.
Renegón: Protestón.
Rengao: Muy cansado.
Renquear: Cojear.
Repampinfla (me la): Me importa un bledo.
Repeinarse: Acicalarse el pelo con esmero.
Repelina (a la): Lanzar al aire golosinas, monedas, etc.
Repuchar: Responder, replicar airadamente.
Requejo: Paraje escondido y agreste.
Resbalina: Terreno inclinado y resbaladizo donde jugaban los niños.
Rescaño: Trozo grande de pan con corteza.
Rescoldo: Últimos restos de brasas, después que ha ardido la lumbre.
Resollar: Respirar ruidosamente, en general, después de realizar un gran esfuerzo.
Respectivo (Al): En comparación.
Respigar: Rebuscar las espigas que quedan de la siega.
Respigo: Acción y efecto de respigar.
Respingar: Retozar, saltar el ganado de contento.
Restrallar: Hacer ruido con la tralla.
Retazar: Cortar las ramas menudas de la leña.
Retagila: Retahila.
Retalar: Refunfuñar, protestar, hablar entre dientes.
Retortijón: Dolor repentino de vientre.
Revenido: Agostado.
Revenirse: Agostarse la cosecha por el excesivo calor.
Revirao: Torcido.
Revolcadero: Lugar donde se revuelcan las caballerías.
Rezumirse: Rezumarse.
Rienga: Región lumbar.
Riestra (de): Caballería guiada con la cabezá.
Rilarse: Asustarse, acojonarse.
Ringondango: Adorno de mal gusto en las prendas de vestir.
Rintintín (con): Con malicia.
Risión (ser la): Ser el hazmerreir.
Risitas: Risa tonta, nerviosa o persona que ríe de manera afectada.
Rispiar: Hurtar.
Rodancha: Rodaja.
Rodera: Marca hecha por las ruedas del carro o del tractor.
Rodera (entrar en): Pasar o entrar por el aro una persona.
Roderón: Rodera grande.
Rodilla: Rosca de paño para soportar el peso encima de la cabeza.
Rodillo: Trapo basto utilizado en la cocina para la limpieza.
Rollo: Canto rodado de gran dureza, en general de cuarzo.
Romear: Rumiar.
Rompilón: Destrozón.
Ronchar: Morder un alimento sin partirlo previamente.
Ronchón: Mancha rosácea en la piel causada por una picadura o por una alergía.
Roña: 1. Suciedad pegajosa. 2. Tacaño.
Ropa de alivio: Vestido discreto para los últimos días de luto.
Ruinaco: Enclenque, pequeñajo.
Sabilondo: Sabihondo.
Saltarrostros: Salamanquesa.
Sanalejo: Detrás de la escalera.
Sansirolé: Simplón, sin gracia.
¡Santo, (A que)!: ¿Por qué motivo?.
¡Sape!: Voz para espantar al gato.
Saque (tener): Ser capaz de comer mucho de una vez.
Sarda: Pez muy pequeño del río.
Sartená: Fritada que cabe en una sartén.
Sartigallo: Saltamontes.
Sementera: Época de siembra de los cereales.
Sentajo: Asiento rústico de piedra o madera.
Serano: Tertulia nocturna de verano.
Serillo: Sera pequeña.
Siestero: Que le gusta mucho echarse la siesta.
Soba: Paliza.
Sobaquera (coger la): Saber cuál es el punto flaco de una persona.
Sobaquillo (al): Tirar piedras volteando el brazo sobre el sobaco.
Sobeo: Cinta fuerte con la que se ata la canga a la pértiga del carro.
Sobrao: Desván que sirve de granero.
Soca (hacerse el): Hacerse el desentendido.
Sofoquina: Sofocón.
Solanas: Murmurador, pillo.
Solombrío: Lugar donde no da el sol.
Somormuja: Persona cautelosa y desconfiada.
Sucá: Surcos que abarca el segador de una vez.
Sustribarse: Estribarse, apoyarse.
Tabarro: Tábano, moscón.
Tajá: 1. Tajada. 2. Borrachera.
Tajo: Madero sobre cuatro patas usado para descuartizar el cerdo el día de la matanza.
Tajuela: Asiento rústico de madera.
Talego: Cantidad pequeña de grano u otro producto metidos en un saco o en un costal.
Tanguear: Pegar, dar unos cachetes a alguien.
Tapabocas: Manta pequeña para protegerse del frío.
Tarambana: Persona de poco juicio.
Tardío: Otoñá.
Tarugo: Bruto, cerrado de mollera.
Tarumba: Tambaleante o loco.
Tempero: Humedad del suelo.
Tená: Cobertizo para el ganado.
Tentarujas (a): A tientas.
Ternilla: Cartílago.
Terroña: Montón de piedras.
Tesar: Recular, dar marcha atrás.
Testadal: Terreno alto, escabroso, de poca profundidad.
Testero: Porción de terreno abrupto e improductivo.
Tiarrón: Hombretón.
Tiñoso: Tacaño, avaro.
Tiparraco: Tipo de mala pinta.
Tirar el pantalón: Cagar.
Tirillas: Flaco, pequeñajo.
Tirinene: De poco peso o entidad.
Tiros largos (De): Vestido de gala.
Tirria: Odio, antipatía.
Tisnar: Tiznar.
¡Toba!: Voz para llamar al perro.
Tomatá: Salsa de tomate casera.
Topadero: Tope que impide o dificulta avanzar el arado o el carro.
Topera: Montón de tierra que hacen los topos buscando alimento subterráneo.
Toquilla: Manta ligera que llevan las mujeres sobre los hombros.
Toquisqui: Todo el mundo.
Torreno: Torrezno.
Torrija: 1. Empanada mental. 2. Borrachera.
Tortear: Aplaudir, vitorear.
Tortubillacos: Relleno azucarado de leche, huevo y migas de pan.
Torvisquera: Mata de torvisco.
Toza: Piedra grande sobre puertas o ventanas, dintel.
Trallarse: Cortarse la leche por efecto del calor u otras causas.
Trancazo: 1. Bofetón, tortazo. 2. Borrachera de aúpa.
Tranco: Paso largo, zancada.
Trangalearse: Balancearse, tambalearse.
Trapallón: Embustero, mentiroso.
Trasmallo: Red para coger peces del río.
Travesero: Travesaño.
Trestesón: Leche de las ovejas correspondiente, al último ordeño de la temporada.
Trillique: Muchacho/a que dirigía la yunta subido en la trilla.
Trompear: Llamar a la puerta con la mano.
Troncho: Tronco de algunas hortalizas.
Tropicar: Tropezar.
¡Tube!: Repetido, voz para llamar a las vacas.
Turmas: Testículos de los animales.
Turulato: Atontado.
Tutiplen (a): Copiosamente.
Uñir: Uncir la pareja a la canga.
Valeo: Planta para hacer escobas pequeñas.
Vardascazo: Golpe dado con la vara.
Vardasco: Vara para pegar a las caballerías.
Vareta (irse de): Cagarse.
Vasal: Vasar.
Velas: Mocos que le cuelgan de la nariz a los niños.
Venero: Manantial o corriente de agua.
Ventolera (dar la): Tomar una decisión caprichosa y extravagante.
Verdeguear: Verdear.
Verdera: Terreno con hierba verde.
Verdolaga: Planta de hojas carnosas muy apreciada por el ganado.
Verraco: Persona con una desaforada excitación sexual.
Vica: Tubo de metal por el que sale el agua para llenar fuentes y caños.
Vidorra: Vida regalada.
Viés (al): Inclinado.
Vilma: Persona que se distingue por su maldad y sus malas maneras.
Violero: Mosquito de picadura molesta, farelo.
Virojo: Persona de mirar extraviado, bizco.
Virulé ( a la): Tumefacto, inflamado, ojo morado a consecuencia de un golpe.
Virugis: Viento frío.
Vival: Escondite de difícil acceso que utilizan algunos animales silvestres.
Vocinero: Vocinglero.
Voleo (a): Forma de arrojar la simiente al sembrar.
Yelda: Levadura.
Yerbajo: Hierba de mala calidad.
Yerbera: Lugar abundante en hierba fresca.
Yerbo: Planta de tallo alto, en general, de mala calidad.
Yielda: Yelda.
Yunta: Par de mulos, bueyes, etc. utilizadosa para las labores del campo.
Zacatúa: Travesura.
Zacha: Azada.
Zambullo: Olivo silvestre.
Zancá: Zancada, paso largo.
Zanco: Palo largo con una horquilla que sirve para andar sin mojarse los pies.
Zangarro: Tonto, estúpido.
Zanguaño: Cigüeñal de la noria.
Zarabatear: Tartamudear.
Zarajuelles: Argañas de algunas gramíneas que se agarran a la ropa.
Zarcaño: Trozo grande de pan o de otra cosa.
Zarrapastroso: Sucio, andrajoso.
Zarria: 1. Harapo. 2. Sucio, ruin.
Zarzalón: Mata de zarzas de gran tamaño.
Zorrera: Humareda.
Zumbiar: Alentar, azuzar a la pelea a animales.
Zurrapas: Manchas de caca.
Zurreta: Diarrea.

Anuncios